Una vez que se estancó el frente tras la batalla del Marne, los soldados tuvieron que vivir durante semanas en pestilentes agujeros anegados de agua. Las condiciones fueron descritas como penosas por todos los combatientes. Es algo que, según José Luis Hernández Garvi, no aparece en «1917»

https://www.abc.es/historia/abci-ratas-cadaveres-y-hedor-horrible-vida-trinchera-primera-guerra-mundial-202002190151_noticia.html