Arqueólogos británicos hallan parásitos en heces fosilizadas que revelan el consumo de órganos animales en Durrington Walls, un asentamiento neolítico situado a sólo 2,8 km de Stonehenge en el que se alojaron sus constructores durante el invierno

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2022/05/20/62863bc4fdddffb3a88b45c0.html