Hubo un siglo en el que la potencia dominante en la península ibérica fue clara y manifiestamente una: el Estado conocido como el califato omeya. Apenas duró cien años, pero entre ambas fechas, el Estado andalusí brilló con fuerza en términos políticos, militares y culturales

https://www.larazon.es/cultura/20220626/sykgajtl2vf2jetfnm6dhplqna.html