En septiembre de 1931, Miguel de Unamuno hizo una fuerte defensa del idioma ante los ataques nacionalistas: “Toda persecución a una lengua es un acto impío e impatriota”, dijo en las Cortes. El Estado debía garantizar el habla. Cúanto han cambiado las cosas

https://www.larazon.es/memoria-e-historia/20201213/fq4kkoi6eraftce5nod52dmw2q.html