El autoproclamado sucesor de Gengis Kan -y fundador de Samarcanda- aniquiló al 5% de la población mundial en el siglo XIV y dejó un rastro de terror que va desde Siberia al Mediterráneo

https://www.elmundo.es/papel/lideres/2019/07/22/5d31c64621efa069238b4603.html