El Nuevo Testamento no recoge el aspecto físico de Jesús y, en los primeros años del cristianismo, ni se le representaba con forma humana

https://verne.elpais.com/verne/2020/04/11/articulo/1586620721_867296.html