El felino fue labrado en las laderas de una colina en mitad del desierto de la región de Nazca unos doscientos años antes de nuestra era, mucho antes de la aparición de las célebres figuras – el «mono», la «araña» o el «pájaro»- que hacen de la zona uno de los lugares con mayor interés arqueológico de Perú

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/10/17/5f8a23c221efa0b0538b45f0.html