Un grupo de arqueólogos ha hallado esta peculiar representación en la zona arqueológica de Caral, cuya civilización es la más antigua de América conocida hasta ahora