En el yacimiento de Shaojiapeng, cerca de la antigua ciudad de Yin, la capital de la dinastía Shang, los arqueólogos han descubierto un conjunto de tumbas de tres mil años de antigüedad pertenecientes a un poderoso clan y algunas fosas funerarias donde se localizaron los restos de carros, caballos y guerreros que posiblemente fueron enterrados vivos para acompañar a su señor en su peligroso periplo al más allá.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/descubren-china-restos-antiguos-guerreros-que-pudieron-ser-enterrados-vivos_17673