A principios del siglo XVIII, Santa Cruz era una pequeña Villa de unos 2.200 habitantes que sólo contaba con la poca agua que corría por los barrancos, la que se extraía en las norias –calle a la que dieron nombre– y la de los aljibes existentes en los patios de algunas casas que podían permitirse este lujo.

https://www.eldia.es/santa-cruz-de-tenerife/2021/02/07/agua-santa-cruz-chorros-publicos-34181269.html