Para señalar el veto, la campaña «Don’t delete art» recoge las obras de arte que eliminan de Facebook o Instagram, denunciando el consecuente «efecto nefasto para los artistas emergentes»

https://www.larazon.es/cultura/20210201/3f2e2ysqvfas7l6ri5f52sjdjm.html