En 1857, los cipayos de la Compañía de las Indias Orientales británica se amotinaron, y, con ellos, toda la India. La sublevación fue cortada a sangre y fuego

https://www.larazon.es/cultura/20210620/w7bp5ydzwza7xmnu574hanozny.html