La reina escondió posesiones preciadas de la corona por temor a que, si el Führer y el ejército alemán ganaban la guerra, se perderían a manos de los nazis.

https://www.larazon.es/cultura/historia/20211215/ghzskzo2yjelvolpiwyrmc5fqq.html