Sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial se levantarían el actual Estado del bienestar y el Mercado Común