Los traficantes han aprovechado el vacío para actuar en yacimientos, museos e incluso recintos religiosos