Las carreras de carros eran tan populares que, incluso después de la caída de la Roma imperial, el deporte continuó y los nuevos gobernantes bárbaros de la ciudad continuaron organizando carreras.

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220408/w5ef75v5kzfnhoaul745xrtw6u.html