El 30 de enero de 1972 se desató el caos en la ciudad de Londonderry durante una manifestación contra el gobierno norirlandés. Un grupo de paracaidistas de élite del ejército británico disparó inexplicablemente contra los manifestantes. Años después, y tras una exhaustiva investigación, el Gobierno británico reconoció su responsabilidad.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/domingo-sangriento-irlanda-norte_15066