En el siglo dieciséis, la mayoría de la gente se preocupaba por su apariencia, al punto que usaban maquillajes venenosos. La persona que mejor representa esto en esa época es la reina Isabel I de Inglaterra.

https://www.larazon.es/cultura/historia/20211111/nsxxadewjrbv7pfnwveu52b6pa.html