Los problemas en el sistema simpático del oficial nazi le hicieron depender de las manos de Félix Kersten, un fisioterapeuta que no dudó en pedirle todo tipo de favores; hasta logró detener la orden de dinamitar los campos de concentraciones repletos de prisiones en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220313/vjghf5kcm5azzbfgoqiowbwage.html