La pieza fue hallada en la Punta de Los Roques por dos turistas alemanes, que la entregaron al centro dependiente del Cabildo