El paso de una vida nómada y una alimentación basada en el consumo de carne a unos hábitos sedentarios y un cambio radical en la dieta provocaron en las poblaciones de Homo sapiens unos cambios físicos destinados a adaptarse mejor al entorno. Estas transformaciones se fijaron en su genoma, se transmitieron a las generaciones posteriores y han configurado el aspecto del europeo moderno.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/neolitico-nos-hizo-mas-altos-mas-rubios-y-mas-propensos-a-sufrir-infartos_17919