Está claro que en el museo han seguido trabajando duro mientras los demás soñábamos con el reencuentro y, porque este acto generoso se ha gestado en el silencio, la nostalgia del silencio me asalta en la visita

https://elpais.com/cultura/2020-06-12/el-nuevo-prado.html