El edificio de carácter brutalista y futurista que proyectó para la farmacéutica Burroughs Wellcome en Carolina del Norte no solo tenía un valor arquitectónico, sino también emocional: fue el lugar donde se descubrió el medicamento que permite a los pacientes de VIH tener una vida prácticamente normal

https://elpais.com/icon-design/arquitectura/2021-01-22/el-templo-maya-posmoderno-de-paul-rudolph-sucumbe-a-la-excavadora.html