La imaginación calenturienta de las fuerzas en la sombra soviéticas no tenía límites: ayuno extremo, palizas, martillos, insomnio… Todo valía para torturar a sus víctimas

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220410/pm4nvq54kfg5nnayqle4qsc2ki.html