Tras sufrir el calamitoso descalabro de la batalla del lago Trasimeno, Roma entró en uno de los peores momentos de su historia. A pocos días de marcha de la ciudad se hallaba Aníbal, al frente de un ejército triunfante, y no había contingente alguno que pudiera interponerse en el camino

https://www.larazon.es/cultura/20220328/bxa7ckqegbhltj3is44txijsea.html