El 26 de septiembre de 1896, el soldado madrileño se lanzó a recuperar una posición militar frente a los insurrectos cubanos armado con una lata de gasolina y atado con una cuerda para que recuperasen su cuerpo si moría

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220926/g5cpq453e5ctbls2qnj2kxy6r4.html