Los arqueólogos han descubierto los restos de un hombre con un clavo incrustado en el talón en un pequeño cementerio de época romana en el sureste de Inglaterra. El hallazgo es la primera evidencia física de una crucifixión en Gran Bretaña y el ejemplo arqueológico mejor conservado de estas brutales ejecuciones en el mundo romano.

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/britania-romana-tambien-se-crucificaban-personas_17525