La bomba atómica es un crimen de guerra por definición. Cuando un país decide lanzarla, su poder de destrucción no discrimina entre civiles y militares. Sucedió en Hiroshima y Nagasaki. La gran mayoría de las víctimas fueron mujeres, niños y ancianos. De la mayoría de ellos no quedó nada.

https://lab.elmundo.es/hiroshima/presentacion.html