Los parias de la tierra nunca han perdido la esperanza de asaltar los cielos. Con Thomas Müntzer, ese anhelo adquirió el espesor de lo posible. Un ejército de ocho mil campesinos, artesanos y mendigos le siguió hasta Frankenhausen, Turingia, para luchar contra los príncipes que los oprimían.

https://elcultural.com/eric-vuillard-y-el-grito-de-la-historia