El castellano es una lengua viva. Y se alimenta de las vivencias de quien lo habla. Por eso, no es de extrañar que un pueblo que se ha pasado en guerra la mayor parte de su historia, haya adoptado muchas de estas expresiones en el habla popular

https://www.larazon.es/sociedad/20220113/vgc3h3qac5at3pogracn3rw3ai.html