Califas primero y reyes cristianos después sembraron nuestra geografía de espectaculares castillos y fortalezas que sirvieron de residencias palaciegas, retén para soldados de élite y por supuesto baluartes defensivos.

https://www.elmundo.es/album/viajes/espana/2021/02/21/602e4978fc6c83d6178b465c.html