Una catástrofe no solo era posible, sino que era probable. Y pasase lo que pasase, el mundo entero lo iba a presenciar. Por eso, el entonces presidente Nixon debía guardar la compostura

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220113/dxepvektb5c4hn3qux2hnafaji.html