La Ley Seca, aprobada en 1920 en Estados Unidos, dio un gran impulso al incipiente negocio de estos dulces: “Se acabaron los días en que mi padre era borracho”, decía una canción

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220208/s33tedse2bbhlnlxgfen4gvwmi.html