Encontró su vocación de historiador escuchando el relato oral de sus mayores, sobre todo de los sucesos acaecidos en los años treinta y cuarenta. «Es lo que despertó mi gusanillo», reconoce Fernando del Rey. 

https://www.larazon.es/cultura/20201106/2wg5bixsxbdblhmstvnuenliiy.html