La revista Nature publicó la hazaña del científico chino Lijun J. Wang que experimentó en Princeton un pulso de luz viajando 310 veces más rápido que los 300.000 kilómetros por segundo alcanzados por el símbolo C, la electricidad en el vacío. Hawking tenía razón. En el futuro se grabarán los acontecimientos de hace siglos si el ingenio humano construye una nave que se adelante a la velocidad de la luz, con una descodificadora capaz de desmenuzar las imágenes encontradas en el espacio.

https://elcultural.com/fotografiar-los-hechos-pasados