En apenas veinte años, el caudillo mongol levantó un imperio colosal, encadenando victorias que descansaron en su carisma personal, la elección de generales en razón de sus méritos (y no de su linaje) y el empleo sistemático del terror

https://historia.nationalgeographic.com.es/a/gengis-kan-carismatico-conquistador-mongol_9161