Mientras su amigo, el rey Carlos IV, se entregaba a la caza y los relojes, el guardia de corps conquistaba el corazón de la reina María Luisa de Parma

https://www.larazon.es/cultura/historia/20220206/iwnjftpck5hy7oghanbaicotry.html