Un aristócrata inglés aficionado al juego, que no quería ‘mancharse los dedos’, dio origen a una de las comidas más fáciles y rápidas del mundo

https://www.larazon.es/sociedad/20211103/snpkwirsz5hmfpw7yk52ta26py.html