Eliseo Gil y su equipo consiguieron subvenciones millonarias tras la manipulación de 476 restos para hacer creer que eran un hallazgo de «trascendencia mundial»

https://elpais.com/cultura/2019/09/11/actualidad/1568196658_612876.html