El testimonio de Julián Fuster es particularmente importante porque vivió en primera persona un destacado episodio en la historia del Gulag: la rebelión en el campo de Kergin en la primavera de 1954, muerto ya Stalin, que se prolongó durante un mes hasta que los reclusos fueron atacados por el ejército. Al hospital de Fuster llegaron personas aplastadas por las orugas de los tanques. 

https://elcultural.com/julian-fuster-ribo-memorias-de-un-espanol-en-el-gulag