.

   La guerra civil española (1936-1939) hace poco que ha terminado. No podemos precisar el año de la imagen, correspondiente a una fiesta (seguramente la patronal, de 8 de septiembre) de un pequeño pueblo tinerfeño (Los Silos); pero es seguro que se trata de los años inmediatos al fin de la contienda, pues el Ayuntamiento decidió celebrarlo a su manera, haciendo campear el lema «Arriba España» en el exterior del salón de sesiones de las Casas Consistoriales, ubicadas en el exconvento de San Sebastián (orden bernarda), frente a la plaza principal del municipio y de la iglesia parroquial, que estaría a la izquierda de la foto. Aún las potencias del Eje (Berlín-Roma-Tokio) dominaban la II Guerra Mundial y esa expresión del primer franquismo sellaba multitud de documentos oficiales y se hallaba omnipresente, hasta que después de 1943 comenzaron a desaparecer, por conveniencias de la política exterior, esos vestigios del protofascismo. Pueden observarse los signos de la escasez, por no decir pobreza, en la escasa oferta de las vendedoras, sentadas ante las mesas de productos. A la izquierda aparece lo que parece ser un puesto de «turrones». Los pocos hombres se vistieron, como era tradicional, con la ropa reservada para esas ocasiones (celebraciones solemnes, entierros…). Hay algunos adornos (enramado en los postes, esa especie de pantallas pretenciosas en la escalinata con  la que al arquitecto Mariano Estanga se le ocurrió «ocultar» uno de los pocos monumentos (el edificio conventual es del siglo xvii) que poseía el pueblo. La miseria y el descuido se advierten hasta en las cristaleras de la ventana izquierda del salón municipal y en las de los ventanales de la parte eclesiástica (la derecha del edificio), pues no habían repuesto algunos diminutos cristales rotos.