La vida del monarca estuvo marcada por su «maldición de los hijos muertos. Así relataban los abortos: «La bolsita muy chica y el feto más chico que un grano de anís y el cordón es como una hilacha de limón»

https://www.larazon.es/cultura/20210314/ss4nmpaqzjbfrjivgx5owmcs6m.html