El doctor jesuita Martín Antonio del Río, que coincidiera con él en Flandes, lamentó su muerte en sus textos, atribuyéndola a una congestión sanguínea y no, como algunos pensaban, «que le había ocurrido lo que sucede habitualmente a casi todos aquellos cuyas heridas han sido curadas por medio de sortilegios y encantamientos»

https://www.abc.es/historia/abci-misteriosa-muerte-julian-romero-mediohombre-tercios-corazon-gigante-202012300224_noticia.html