En 1829, el geólogo y aventurero alemán atravesó con su expedición científica miles de kilómetros de la estepa rusa arrasada por los efectos del carbunco