El almirante portugués murió un 27 de abril de 1521 combatiendo a los nativos de la isla de Mactán, en Filipinas. Un suceso que estuvo a punto de acabar con la expedición que daría la vuelta al mundo.