La escritora cuenta cómo «los pianos brindaban consuelo a los presos internados en el gulag soviético y les ayudaba a mantener la cordura»

https://www.larazon.es/cultura/20210330/so54sdxfrfckxilawlp7qygujq.html