El análisis de una mandíbula de hace 50.000 años revela que los neandertales que vivieron en la actual Siberia se adaptaron bien a su inhóspito entorno. Su dieta, rica en plantas variadas y carne de bisonte o caballo, tenía poco que envidiar a la de sus coetáneos mediterráneos

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2021/06/08/60bf4b0cfdddff376e8b45cd.html