Esta semana, tras la polémica suscitada por un tuit del Parlamento andaluz en el 83 aniversario del «fallecimiento por fusilamiento» de Blas Infante, un edil de Vox le llamó «tarado». Los dos historiadores que más le han estudiado nos cuentan cómo el notario sevillano es un referente en su tierra. Su atrevimiento le costó la vida