Dulcificado por el romanticismo de la película de Anthony Minghella, el descubridor de la cueva de los nadadores usó su conocimiento del desierto para infiltrar una red de agentes al servicio de Hitler.

https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/07/27/5d3b3818fdddfff7358b45cf.html