Calles, plazas y monumentos desiertos. Desangelados. Espacios públicos despojados de su propósito de ser el bullicioso escenario de la vida urbana. La pandemia del coronavirus ha congelado el habitual ajetreo cotidiano en ciudades de medio planeta, dando lugar a imágenes insólitas, casi irreales

https://elpais.com/elpais/2020/03/27/album/1585310227_851096.html